Día 38

ÉXODO 5 – 6, 1 CRÓNICAS 6.1-3.

Inmediatamente después de que Moisés y Aarón se presentaron ante los ancianos de Israel, fueron directamente ante el faraón y literalmente le dijeron, “—Esto dice el SEÑOR, Dios de Israel: “Deja salir a mi pueblo para que celebre un festival en mi honor en el desierto” (v. 1). Por la forma como llegaron parecería que iban bastante confiados, seguros y convencidos de que eso funcionaría. Se acercan con uno de los monarcas más poderosos de la tierra y le dicen, más bien, le exigen que libere a Israel y lo deje salir de Egipto. No parecían tener problemas de auto-estima ni de inseguridad. Recordemos que venían de una reunión de líderes de Israel y que ellos habían aceptado el mensaje de Moisés y Aarón y habían incluso adorado a Dios (Ex 25.29-31). El v. 3 refleja también que ante la primera negativa del faraón, contestaron con la misma seguridad: “Pero Aarón y Moisés insistieron: —El Dios de los hebreos nos ha visitado —declararon—. Por lo tanto déjanos hacer un viaje de tres días al desierto a fin de ofrecer sacrificios al SEÑOR nuestro Dios. Si no lo hacemos, nos matará con una plaga o a filo de espada.” Dentro de los argumentos que le dieron al faraón, reflejaban incluso cierto temor a Dios de que fuera a enojarse con ellos y los matara. Un posible recuerdo de Moisés de lo que podría pasar cuando no la gente no obedecía las órdenes de Dios tal como Él lo pide (cuando Dios lo quiso matar, Ex 4.24).

Creo que aquí tenemos una muestra del poder que tiene la confraternidad, ¡nos ayuda a vencer miedos e inseguridades! Me recordó Hch 4.31, “31 Después de esta oración, el lugar donde estaban reunidos tembló y todos fueron llenos del Espíritu Santo. Y predicaban con valentía la palabra de Dios.” Congregarnos para tratar un asunto y orar al respecto tiene mucho poder. ¡No despreciemos la confraternidad! Hace una gran diferencia llegar a una reunión de creyentes desanimado y con temores que enfrentar todo esto solos con nuestros pensamientos en casa.

Sin embargo, a pesar de la seguridad con la que llegaron, podemos observar en los versículos 4 al 14 que las cosas no salieron bien: el faraón no quiso escuchar, desconoció a Dios, y como castigo decretó que se le hiciera más difícil a los israelitas la labor de construcción que hacían pero sin bajar la cuota diaria que se les exigía y azotaban a los jefes de las cuadrillas. Y peor aún, en los versículos 15 al 21, cuando los jefes de cuadrillas israelitas van a pedirle compasión al faraón, ¡les fue peor! Se metieron en serios problemas, como dice el v. 19. Y al salir de la presencia del faraón y encontrarse con Aarón y Moisés, les dijeron, “«¡Que el SEÑOR los juzgue y los castigue por habernos hecho repugnantes a los ojos del faraón y sus funcionarios! ¡Ustedes mismos les pusieron una espada en la mano, les dieron una excusa para que nos maten!».” A pesar de la valentía y la seguridad con la que llegaron al inicio, las cosas no salieron como esperaban, sino que empeoraron y terminaron mal con el faraón y mal con su propio pueblo. ¿Qué estaba pasando aquí entonces?

En la vida cristiana, las cosas no salen tan fáciles como esperamos. Dios tiene promesas increíbles para nosotros y tener una relación con Él es una gran bendición. Sin embargo, esto no nos garantiza que no tendremos que pasar por el largo camino de la perseverancia y la confianza en Él atravesando pruebas, dificultades y contratiempos. Aquí comenzaban las pruebas para la fe de Moisés, como en su momento las tuvieron Abraham, Isaac, Jacob y José. Si queremos ser usados por Dios para cosas grandes, debemos esperar pruebas grandes también. Dios tenía que moldear a sus siervos Moisés y Aarón y al mismo pueblo de Israel a través de estas circunstancias adversas, y también serían una oportunidad para Él para demostrar su poder ante todos.

¿Entendió Moisés esto? ¿Reflexionó de esta manera? ¿Mantuvo firme su confianza en Dios ante la primera negativa del faraón y la primera consecuencia del plan de Dios? Los versículos 22 al 23 nos muestran lo que pasó: “??22 Entonces Moisés fue ante el SEÑOR y protestó: —Señor, ¿por qué trajiste toda esta desgracia a tu propio pueblo? ¿Por qué me enviaste?    ??23 Desde que me presenté ante el faraón como tu vocero, él se ha vuelto aún más brutal contra tu pueblo, ¡y tú no has hecho nada para rescatarlos!” Desde las diferentes traducciones podemos entender mejor el estado del corazón de Moisés hacia Dios: “¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste?… ciertamente Tú no has librado a tu pueblo en algun modo” (BTX), “¿Por qué tratas tan mal a este pueblo?… Tú no has hecho nada por librar a tu pueblo” (NBLH), “¿por qué maltratas a este pueblo?…. tú no haces nada…” (BJL).

Moisés no veía la situación con confianza. Al contrario, dio pasos para atrás en su fe y regresó a aquellas excusas y quejas que puso al inicio cuando fue llamado por Dios en Ex 3, cuando argumentó que la gente no lo escucharía, que él no era el indicado para el trabajo, que las cosas no saldrían bien. Era como si estuviera diciéndole a Dios, “-ya ves, te lo dije, no funcionará, pero no quisiste escucharme.” Qué fuertes declaraciones, ¿no crees? Sin embargo, a veces así reaccionamos ante las pruebas que se nos atraviesan en el camino o que Dios permite que pasemos: en lugar de enfrentar la prueba con fe y confianza en Dios, damos pasos para atrás en nuestra fe y nos anclamos a inseguridades, temores, desconfianzas e incredulidades. ¡Y hasta podemos terminar reclamándole a Dios, “- no has hecho nada por mí, aunque lo prometiste”. Moisés tenía su propio viaje de fe que recorrer sin duda y Dios se encargaría de moldearlo paso a paso, como lo hizo con los patriarcas anteriores.

Ahora ya en el capítulo 6, versículos 1 al 4, Dios responde con mucha paciencia y amor a Moisés, sin enojarse con él como en el pasado. Dios sabría todo lo que pasaría y afirma que hasta que el faraón no sintiera “el peso de mi mano fuerte” (v. 1), hasta entonces dejaría salir al pueblo y hasta él mismo los echaría. Dios tenía el control de todo, pero era necesario que Moisés y el pueblo pasaran por esa prueba de fe que al final glorificaría a Dios. Es estos versículos donde Dios se revela a Moisés por su nombre: “??2 Dios también le dijo: —Yo soy Yahveh, “el SEÑOR”.    ??3 Me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como El-Shaddai, “el Dios Todopoderoso”, pero a ellos no les revelé mi nombre: Yahveh.”, “Yo me aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como ’El-Shadday, pero con mi nombre YHVH no me di a conocer a ellos.” (BTX).

Esta es la primera vez que Dios se reveló en Éxodo como YHVH, con su nombre y además afirma que a los patriarcas no se reveló directamente con ese nombre. ¿Se refiere literalmente solo al nombre o a algo más? William Barclay menciona en su Daily Study Bible Series, de Westminster John Knox Press, lo siguiente: “Esta no es una revelación de un nombre, sino un llamado a entender sus implicaciones, “Yo seré lo que Yo seré”. Moisés tendría su respuesta en el desarrollo de los eventos en el futuro.” Los patriarcas habían experimentado a Dios de una forma pero con Moisés, Dios se revelaría aún más profundamente, dándose a conocer con Él como no lo hizo con ellos. Por ejemplo, en la realización de la promesa que le dió a Abraham, los patriarcas anteriores no vieron esa promesa hecha realidad, Jacob murió en Egipto. Pero Moisés si presenciaría esa promesa y por eso la revelación para él sería más completa que para los patriarcas. Esto nos confirma que la revelación de Dios a su pueblo en el A.T. fué PROGRESIVA y más adelante, al estudiar el NT, comprendremos que esa revelación solo es completada en la persona de Jesucristo. Ahora, si quieres recordar una explicación más técnica sobre el significado del nombre YHVH, regresa al Día 3 de este blog.

En el v. 5, Dios quiere darle tranquilidad y confianza a Moisés al decirle, “Puedes estar seguro de que oí los gemidos de los israelitas que ahora son esclavos de los egipcios, y tengo muy presente mi pacto con ellos.” Me gusta la traducción de la NTV, “Puedes estar seguro… tengo muy presente mi pacto con ellos.” Creo que refleja la seguridad que podemos tener en Dios y sus promesas, no hay razón para dudar de ellas ni para dudar de su amor para nosotros y su permanente cuidado de su pueblo. Si, podemos estar SEGUROS que Dios tiene muy PRESENTE su pacto con nosotros, especialmente a través de la sangre de Jesús. ¡No dudemos de nuestro Dios!

En los versículos 6 al 13, Dios le ordena a Moisés las palabras que tenía que decirle al pueblo para animarlo, que incluían: “Te libertaré… te rescataré… Te redimiré… Te tomaré como pueblo mío y seré tu Dios… Te llevaré a la tierra que juré…” ¡Qué especial era recibir esos mensajes directos de Dios para los israelitas! ¿Así lo vieron ellos? ¿Se animaron y recuperaron las fuerzas con estas palabras? “Moisés les dio a conocer esto a los israelitas, pero por su desánimo y las penurias de su esclavitud ellos no le hicieron caso.” (NVI, v. 9). Hay ocasiones en nuestro caminar de fe que el desánimo puede ser tan fuerte y el sufrimiento tan intenso, que ni las palabras de ánimo de la Biblia nos pueden reanimar. ¿Qué hizo Dios entonces? Le dijo a Moisés, “—Vuelve a hablar con el faraón, rey de Egipto, y dile que deje salir de su territorio al pueblo de Israel.” (v. 11). Es decir, Dios le ordenó a Moisés que perseverara, que no parara, que no se detuviera por esto. Debemos entender que en esos momentos donde el desánimo es enorme, la única cosa que nos puede sacar adelante es LA PERSEVERANCIA. ¿Quieres aprender más de esta disciplina espiritual? Escucha la clase “La Trascendente Disciplina de la Perseverancia” en este website. Y a pesar de que Moisés insistió en su antigua excusa para no obedecer (“si mi propio pueblo ya no quiere escucharme, ¿cómo puedo esperar que me escuche el faraón? ¡Soy tan torpe para hablar!”), Dios “mandó a Moisés y a Aarón que sacaran de Egipto al pueblo de Israel”, es decir, les dijo “-sigan adelante.” A veces simplemente tenemos que seguir adelante y no deternos a pensar en excusas y pretextos para no obedecer a Dios aunque las cosas estén complicadas.

De los versículos 14 al 30, salimos por unos instantes del relato base y el autor nos incluye una genealogía de los descendientes de Leví, pasando por el padre de Moisés (el pasaje de 1 Crónicas 6) y hasta Finees, nieto de Aarón. Recordemos que para los israelitas las genealogías eran muy importantes. Algo interesante es que el conteo se detuvo en Finees. Pongámonos en el lugar del autor, es como si para el momento en que se encontraba escribiendo esta parte del libro de Éxodo, Finees aún estaba vivo y era soltero. Este hombre aparece en Num 25 y 31. ¿Sería que justo en ese tiempo Moisés estaba escribiendo el Éxodo? Una posibilidad.

Finalmente, en el v. 30 se recuerda la famosa excusa de Moisés para no obedecer la misión que Dios le asignó: “Pero Moisés discutió con el SEÑOR argumentando: —¡No puedo hacerlo! ¡Soy tan torpe para hablar! ¿Por qué debe escucharme el faraón?” Es la segunda vez en este capítulo que se recuerda esa excusa. ¿Sería que el autor quería dar énfasis a la misma, viendo en retrospectiva, para levantar el poder de Dios por encima de la incredulidad humana? Moisés se hizo famoso por esa excusa. ¿Por cuál excusa tú te has hecho famoso (a)? ¿”-No creo poder cambiar”, “-Es muy difícil confiar”, “-Es que no siento que me amen”, “-Es que no entiendo”, etc.?

Conclusiones:

  1. Hay mucho poder en una reunión congregacional. El escuchar la Palabra de Dios juntos, el alabar a Dios y el platicar con otros creyentes nos puede inyectar muchísima fuerza espirtual para seguir adelante. Por algo el autor de Hebreos se lo dijo a sus débiles lectores en Heb 10.25, “Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca.” ¿Todavía crees en el poder de la congregación? ¿O te estás convirtiendo en un cristiano solitario?
  2. Debemos entender que la vida de fe no es como nuestra cultura “fast-food”. Por la misma influencia cultural de nuestros tiempos, todo lo queremos rápido, al instante y sin contratiempos. Y cuando las cosas no salen así, nos frustramos y nos permitimos dar pasos para atrás en nuestra fe y regresar a nuestras tendencias antiguas. ¿No crees que es algo inmaduro comportarnos así? Sin embargo, ¡lo hacemos! Si tenemos una relación con Dios, entendamos de una vez por todas y aceptemos el hecho de que las cosas se dan paso a paso, aprendiendo lecciones en el camino y madurando. Y no debemos “tirar la toalla” ante la primera dificultad que encontremos o el primer fracaso que tengamos.
  3. Podemos estar 100% seguros en Dios y en las promesas y mandatos de su Palabra. Dios no es un mentiroso ni su Palabra es una invención humana. Hay certeza en la fe en Dios y hay seguridad. ¿Así te sientes en tu fe personal?
  4. Cuando sintamos que el desánimo es tan grande que ni siquiera algunas palabras de ánimo de la misma Biblia nos hacen efecto, y mucho menos consejos de otras personas, la única solución es PERSEVERAR, no hay otra opción. Solo perseverando encontrarás una luz al final del camino.
  5. ¿Qué excusa, pretexto o prejuicio te ha hecho “famoso(a)” con tus hermanos de fe? Moisés se hizo famoso por una, tal vez nosotros por algunas cuantas. Pero con la ayuda de Dios podemos ser transformados y dejar otro tipo de huella a nuestro alrededor.

21 Responses to “Día 38”

  1. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Hola Arturo hermano amado, es increíblemente cierto como el Señor cada día nos va dando las lecciones que justo necesitamos, hoy yo necesitaba repasar acerca de mi fe y de la perseverantemente en la misma, pues en estos tiempos si bien es cierto el Señor me está enseñando muchísimo y estoy muy agradecido con todos los cambios que esta haciendo en mi vida, también veo como esta trabajando en i familia y es cierto el tiempo lo maneja el Señor, cada persona tiene su tiempo asignado y en el conjunto debo tener mucha fe, paciencia y perseverancia, gracias por la clase de hoy me invita a la perseverancia y confianza en el plan del Señor y a seguir orando para que mi fe no falle.
    Gracias Arturo hasta la próxima.

  2. Pau borbon dice:

    Gracias Dios por este nuevo día, de tu palabra, por darnos una congregación,!y sobre todo una congregación que te ama, y que ahí esta para apoyarnos. Permitenos serte fieles aun en las pruebas mas fuertes. Y ayúdanos a ser perseverantes en nuestra fé. Te pido por mis hermanos y te pido micho mas por aquellos que no te conocen para que lleguen a tener tu inmerecida gracia!.

  3. Severiano mendoza Cambrón dice:

    Gracias me ayudo muchísimo

  4. Sonia Uribe de Arroyo dice:

    Muchas gracias, sin duda el perseverar no es fácil personalmente lo he visto en varias áreas de mi vida pero una que oro mucho por tener la misma pasión el amor y la compasión es con amigas que llevo años compartiéndoles del mensaje.

  5. Arturo dice:

    En la parte que dice entre paréntesis (Dios lo quiso matar), indicas como referencia Gn 4:24. Pero debe decir Ex 4:24
    Gracias por tu esfuerzo en esa gran tarea que te has echado a cuestas. FELICIDADES.

  6. Minelia M.H. dice:

    Muchas gracias por el estudio de ésta mañana.Muy adecuado para las necesidades de mi corazón,quiero aprender a ser más perseverante y a crecer en mi fe hacia la dirección de Dios para mi vida y su pueblo.Que tengas un excelente día!

  7. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas Gracias!!! es tan profunda la clase y animante aprender a mirar la voluntad de Dios, necesito solides en mi confianza y seguridad en Dios, pero sin duda el arma de perseverar debe mi motivo cada dia, Gracias Arturo por siempre animarnos amirar la palabra de Dios con amor!!!! Buen dia!

  8. Alma dice:

    Perseverar, persistir, mantenerse, perdurar, resistir, aguantar, soportar, continuar…
    Una gran lección para nuestra vida espiritual. Muchas gracias a Dios por seguir utilizando tu vida Arturo. Más bendiciones para ti y tu familia!

  9. Sandra Torres de Zapata dice:

    Muchísimas Gracias, me conmueve el amor y la paciencia con la que Dios nos trata en el caminar de nuestra fe. Ante las pruebas que pasamos que sin duda reflejan nuestras necesidades y también nuestras fortalezas, Bendito sea Dios que nos anima siempre a Perseverar.

  10. Beatriz Sandoval dice:

    Gracias Arturo. A veces me ha servido mirar atrás para darme cuenta de que el tiempo no pasa en vano y que las promesas de Dios se cumplen con creces. Cuando me siento estancada, desanimada, recuerdo mi vida de antes sin Él, y simplemente me sorprendo de su bondad y generosidad conmigo y mi familia. Y así seguirá siendo, porque Él es fiel.
    Gracias

  11. Erika Pèrez dice:

    Sin duda muchas veces en mi caminar con Dios ha habido desánimo y excusas para no seguir.. Pero me siento tan bendecida que en ese caminar Dios ha puesto delante de mí ángeles que me han ayudado a seguir adelante. Me han dado ánimo y fuerza.. Hoy estoy muy agradecida de ver el poder de Dios y sus hermosas promesas hechas realidad en mi vida.. Sé que el camino aún es largo y seguiré enfrentando pruebas y desafíos. Pero que agradable es recordar que Dios tiene lo mejor para nuestra vida y sus promesas son una lámpara a mis pies…
    Gracias Arturo…

  12. mine dice:

    Mil gracias por compartir, a Dios sea la Gloria.

  13. BETTY CALZADILLA dice:

    MIL GRACIAS ARTURO:

    DE VERDAD ES INCREIBLE Y MARAVILLOZO VER Y SENTIR CUANTO DIOS ME MUESTRA SU INMENSO AMOR ATRAVEZ DE MI LIDER Y SU INCREIBLE FAMILIA, GRACIAS POR ESTAR TAN AL PENDIENTE DE TODAS LAS NECESIDADES EN LA REGION.
    SALUDOS Y PIDO A DIOS TE CUIDE Y PROTEJA A TI Y A TODA TU FAMILIA, GRACIAS POR SU EJEMPLO!!!!

  14. Rolando Obando dice:

    Muchas gracias Arturo, le verdad es que como creyentes estamos expuestos a las adversidades y precisamente es ahi donde DIOS se glorifica, aun cuando todo se muestre en contra nuestra, es ahi en ese preciso momento que DIOS espera en nosotros desarrollar una plena confianza en el.
    saludos desde Nicaragua.

  15. blanca dice:

    gracias por el devocional que hermoso es cuando dios nos habla de una manera tan especial el perseverar y no darnos por vencidos y creer en su palabra y su nfiel amor.

  16. pati g. dice:

    Grac Dios por que me llevas de la mano a traves de tus ciervos, por que tienes compación de mi vida, y entiendo claramente tu proposito. Cuando me hablas, me muestras, me abrazas me confirmas que eres “yo soy el que soy”. Que grandeza! Grac. X tu amor a pesar de mi…. Te amo.

  17. lulu tovar dice:

    Arturo muchisimas gracias ,por estas lecciones ,nos ayudas mucho ,estoy aprehendiendo !!!

  18. angelica sandoval!! dice:

    Gracias Arturo:

    Justo hoy desperte con cierto desanimo, pero me ayudo mucho este devocional, se que debo pelear por seguir adelante, no parar y perseverar para poder ver las promesas de Dios.
    Tambien me ayudo recordar cuando en Dios puedo sentirme confiada y segura.
    PERSEVERAR Para vencer mis temores e inseguridades.

    Gracias a Dios por usarte de esta manera!!!

  19. Vicky dice:

    Gracias, Me he atrazado un poco en las fechas de mi lectura, pero Dios esta plenamente en control ya que actualmente estoy pasando algunas cosas que con la lectura de hoy, Dios me hablo al corazón. DTB

  20. Hector Z. dice:

    Perseveremos, y a su debido tiempo Dios mostrará cual es Su plan para nuestra vida.

  21. RAUL ARCHUNDIA dice:

    GRACIAS ARTURO, HAY QUE ANIMARSE A PERSEVERAR SIEMPRE AUNQUE HAYA PRUEBAS DIFICILES.
    DIOS TE BENDIGA

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.