Día 65

LEVÍTICO 10.

Es impresionante el contraste entre el final del capítulo 9 y el inicio del capítulo 10. En un instante en el texto bíblico pasamos de la máxima alegría a una profunda tristeza y horror. De alguna manera vemos nuestra naturaleza humana rebelde y desobediente a Dios reflejada en la historia de los hijos de Aarón. Y así como un fuego que vino del cielo trajo alegría profunda, en el capítulo 10 un fuego que vino del cielo también causó dolor y miedo en todos.

Los versículos 1 al 7 del capítulo 10 cuentan la historia de dos de los hijos de Aarón, llamados Nadab y Abiú. Recordemos que Aarón y todos sus hijos varones fueron consagrados como sacerdotes y recibieron de parte de Dios y del pueblo un honor muy grande al servir como intermediarios entre el pueblo y su Señor para purificarlos del pecado y guiarlos en la vida devocional que Dios les pedía. Analizemos la historia en detalle:

  1. El v. 1 narra que ambos hijos de Aarón ofrecieron un “fuego equivocado” o “extraño” (BTX) o “un fuego que no tenían por qué ofrecer (NVI) o “un fuego profano” (BJL). ¿Qué exactamente fue el pecado de ambos sacerdotes novatos? El Dictionary of Biblical Languages with Semantic Domains: Hebrew (Old Testament), de Logos Research Systems, nos dice que la palabra hebrea utilizada aquí era ??? (z?r), que significa “ilegítimo, no autorizado, extraño, extranjero, no nativo”. Esto nos apunta a que el problema estuvo posiblemente en la procedencia del fuego, no tanto en el ritual que llevaron a cabo.
  2. El New Bible Commentary, de Inter-Varsity Press, nos dice que tal vez tomaron fuego de afuera del santuario en lugar de obedecer Lev 16.12, que dice (NVI) “12 luego tomará del altar que está ante el Señor un incensario lleno de brasas, junto con dos puñados llenos de incienso aromático en polvo, y los llevará tras la cortina”, como si dijeran “cualquier fuego sirve”. Y debido al contexto tan específico y santo en que Dios había dado todas las instrucciones previas, esta acción era gravemente ofensiva contra Él. Como dice este comentario bíblico, “Su conducta no solo fue un tropezón accidental en un detalle menor de un ritual, sino un despreocupado menosprecio del significado más serio de los eventos de los que ellos fueron parte. Es como si un ministro cristiano a la mitad de la celebración de la Santa Cena incluyera ritos u objetos asociados con ocultismo.”
  3. La consecuencia fue terrible (v. 2) ya que “un fuego ardiente salió de la presencia del SEÑOR y los consumió por completo, y murieron ahí ante el SEÑOR.” Así como con un fuego del cielo Dios aceptó todo el trabajo y los sacrificios de Israel en el capítulo 9, ahora con otro fuego Dios castigó la desobediencia.
  4. ¿Cómo se sentiría su papá, Aarón, en este momento? Pongámonos en su lugar por unos instantes, ¿cuántos sentimientos  de dolor, frustración y verguenza tendría en ese momento? Finalmente, antes que sacerdotes, ¡eran sus hijos! ¿Te imaginas qué sentirá un padre que ve morir a sus hijos de una forma violenta?
  5. ¿Cómo reaccionó Moisés? Finalmente Aarón era su hermano y Nadab y Abiu eran sus sobrinos. ¿Se enojó con Dios? ¿Compadeció a Aarón? ¿Le reclamó al Señor? ¡No! Sorprendentemente, Moisés se acerca con Aarón y todo lo que le dice al respecto es, “«Esto quiso decir el SEÑOR cuando dijo: “Demostraré mi santidad por medio de los que se acercan a mí. Demostraré mi gloria ante todo el pueblo”». Y Aarón guardó silencio.”  La NBLH lo traduce como “‘Como santo seré tratado por los que se acercan a Mí”. ¿Qué exactamente quiso decir Moisés con esto? Jesús habló algo acerca al respecto cuando habló sobre el juicio final en Lc 12.47–48 (DHH-LA), “47“El criado que sabe lo que quiere su amo, pero no está preparado ni lo obedece, será castigado con muchos golpes. 48Pero el criado que sin saberlo hace cosas que merecen castigo, será castigado con menos golpes. A quien mucho se le da, también se le pedirá mucho; a quien mucho se le confía, se le exigirá mucho más.” Ese es el punto de todo, si recibimos mucho, se nos exigirá mucho. A ellos que recibieron tantas muestras de poder de Dios y tanto honor (los primeros sacerdotes de Israel) se les pedía que trataran a Dios con santidad, y no lo hicieron, tomaron a la ligera las cosas y lo deshonraron a Él y a su pueblo. Es muy malo que uno trate con ligereza las cosas sagradas pero es mucho peor cuando tenemos posiciones de influencia y nos comportamos de esta manera, haciendo pecar a otros. La Biblia registra en varios pasajes cómo Dios trata con líderes que se comportan de esta manera (1 S 2.12-17, 29-30; 3.13).
  6. Las instrucciones que Moisés da a Aarón y a sus hijos sobrevivientes son fuertes, para ser él mismo un familiar de ellos, “No rasguen su ropa ni dejen de peinarse en señal de dolor. Si lo hacen morirán, y el enojo del SEÑOR herirá a toda la comunidad de Israel.” (v. 6). Debió haber sido difícil para Moisés enfrentar todo esto, pero su convicción era clara: agradar y obedecer a Dios antes que quedar bien con otros, aunque fueran sus familiares más directos. Es claro que Moisés no mostró favoritismos en todo este proceso ni se dejó vencer por el sentimentalismo famiilar. ¡Una prueba fuerte sin duda! Pero la pasó.

Después de este trágico evento, Moisés le da una serie de instrucciones a Aarón y sus hijos sobrevivientes, también sacerdotes, con respecto a la santidad de su función:

  1. Una prohibición en el v. 9 acerca de tomar alcohol antes de entrar en el tabernáculo, bajo la pena de muerte si lo hicieran. ¿Por qué les dijo esto? ¿Será que tomar alcohol es pecado? No, la instrucción era “antes de entrar en el tabernáculo”. Algunos intérpretes y comentaristas llegaron a pensar que Dios decidió esto porque los hijos de Aarón que murieron estaban borrachos cuando presentaron ese incienso, pero no hay suficientes elementos en el texto para concluir esto. Más bien puede ser que tuviera que ver con los efectos que el vino podía causar en los sacerdotes y que les impediría enfocarse con claridad y con seriedad en las funciones que tenían que llevar a cabo adentro del tabernáculo. Varios pasajes en el libro de Proverbios hablan sobre los efectos del vino, pero especialmente referencias al efecto nocivo que puede tener el hábito del alcohol en aquellos que tienen responsabilidades de liderazgo en el pueblo de Dios, Prv 31.4–5 (NVI), “»No conviene que los reyes, oh Lemuel, no conviene que los reyes se den al vino, ni que los gobernantes se entreguen al licor, no sea que al beber se olviden de lo que la ley ordena y priven de sus derechos a todos los  oprimidos.” El N.T. apoya también esta convicción con respecto a los líderes cristianos: 1 Tim 3.2–3 (NVI), “Así que el obispo debe ser intachable… no debe ser borracho ni pendenciero…”, Tit 2.3 (NVI) “A las ancianas, enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino.” Dios denunciaría más adelante cómo los sacerdotes de Israel se perdían en el vino y descuidaban su responsabilidad en Is 28.7–8 (NVI) “También sacerdotes y profetas se tambalean por causa del vino, trastabillan por causa del licor; quedan aturdidos con el vino, tropiezan a causa del licor. Cuando tienen visiones, titubean; cuando toman decisiones, vacilan. ¡Sí, regadas de vómito están todas las mesas, y no queda limpio ni un solo lugar!” Nos queda claro que un problema de alcoholismo en un líder del pueblo de Dios no es aceptable.
  2. Dos responsabilidades importantes de los sacerdotes se dan en los versículos 10 y 11: “DISCERNIR entre lo santo y lo profano” (RVR95) y “ENSEÑAR … todos los estatutos que YHWH les ha hablado” (BTX). Para poder discernir hay que estar sobrio y también para poder enseñar correctamente. Eran funciones sagradas que los sacerdotes debían honrar y tomar muy en serio.
  3. Hubo una situación al final de este capítulo, donde Moisés se enoja ahora con los hijos de Aarón porque a su parecer habían desobedecido también una de las instrucciones de Dios sobre la ofrenda por el pecado que les mandó ofrecer. El problema fue que el chivo quemado debió haber sido comido conforme a las instrucciones del v. 14, “podrán comérselos en cualquier lugar que sea ceremonialmente puro.” Pero lo que hicieron ellos fue quemar todo lo que quedó del animal (v. 16) y no comieron. Al confrontar Moisés a su hermano y sus hijos, la respuesta de Aarón fue: “??19… —Hoy, mis hijos presentaron al SEÑOR tanto su ofrenda por el pecado como su ofrenda quemada. No obstante, me ocurrió esta tragedia. ¿Le habría agradado al SEÑOR si yo hubiera comido la ofrenda por el pecado del pueblo en un día tan trágico como éste?    ??20 Cuando Moisés escuchó esto, quedó satisfecho.” Técnicamente hablando, Aarón y sus hijos desobedecieron un mandato directo de Dios con respecto al ritual a seguir. Sin embargo, Dios no reaccionó como en el caso de Nadab y Abiú. Posiblemente por la razón que se dieron las cosas: Aarón actuó así debido al dolor que sentía en su corazón, no por una intención rebelde y perversa de hacer las cosas a su manera (como lo hicieron sus hijos). Moisés lo entendió y lo dejó en paz. Esto nos muestra que Dios es empático, entiende nuestro dolor por pérdidas y sabe consolarnos y confortarnos.

Conclusiones:

  1. Dios merece y pide ser tratado con santidad. El quiere que seamos santos como Él y además que tratemos sus cosas como sagradas, con la santidad que merecen. Pienso hoy en cómo tratamos la confraternidad de la iglesia, o la ofrenda, o la alabanza, o el amor fraternal, o la ayuda a los pobres, etc. Cosas que el NT nos dice como cristianos que son importantes para Dios. ¿Estamos tratando las cosas de Dios con santidad? ¿Qué decisiones debemos tomar?
  2. Entendamos que quienes hemos recibido mucho de parte de Dios tenemos mayor responsabilidad para mostrar respeto, reverencia y santidad para con Él y su pueblo. Dios es bueno y nos da mucho, pero también es justo y espera mucho si hemos recibido tanta bendición. ¿Cuántas cosas buenas has recibido de Él a lo largo de tu vida cristiana? ¿Sientes la responsabilidad de modelar cada vez más la santidad y la rectitud que Dios espera de tí?
  3. Las adicciones químicas y el liderazgo para Dios no pueden convivir. Toda la enseñanza bíblica desde el AT hasta el NT es que un líder del pueblo de Dios no debe andar en adicciones al alcohol, mucho menos en drogas. Si bien tomar alcohol no es pecado (no en el caso de las drogas), especialmente para aquellos que estamos en cargos de liderazgo, es un tema muy delicado donde debemos modelar dominio propio y ejemplo personal. ¿Tienes un rol de responsabilidad en el pueblo de Dios y tienes debilidad por el alcohol? Medita en esto.
  4. Moisés superó la prueba del favoritismo y el sentimentalismo familiar en el caso del pecado de sus sobrinos y el posterior duelo de su hermano. Supo ser firme para respaldar la disciplina de Dios cuando llegó pero también supo ser empático para apoyar el dolor de su hermano. Ese balance no es fácil, especialmente cuando tienes familiares cristianos directos involucrados en una situación de disciplina o juicio. Imitemos el ejemplo de Moisés si es el caso en nuestra vida.

9 Responses to “Día 65”

  1. Ana Veronica Serrano dice:

    Hola Arturo gracias por todo lo que haces para ayudarnos a crecer en nuestra fe y devocion a Dios, tengo una duda, es del capitulo 6 y de los sacrificios por pecados hechos inavertidamente, porque lo que ahi se menciona (robar, no devolver lo que se encontro) para mi son pecados en los que uno a conciencia esta tomando la decision de hacer lo incorrecto. entonces por que los llaman no intencionales?
    veronica

  2. Hiram Anderson dice:

    Gracias Arturo.

    ¿Este pasaje, hace referencia a el altar de incienso de , Exodo 30:1 donde Dios le da instrucciones acerca de cuándo debían ofrecer inicienso (en la mañana y en la tarde) y como debían ofrecerlo (sin ningún tipo de ofrenda o libación)?
    Esto afirmaría la teoría de que estos trataron con menosprecio las instrucciones del Señor, pues talvez ofrecieron a deshora la ofrenda, o “mezclaron” otro incienso.

    Como sea, este pasaje me invita a examinar como es que estoy sirviendo a Dios, si lo estoy haciendo de acuerdo a sus instrucciones o a como “creo” que debe de ser mejor.

    A veces uno piensa estar haciendo las cosas de una mejor manera a la que la Biblia enseña, despreciendo el consejo por ejemplo y luego nos preguntamos porque nos salen mal.

    Saludos.

  3. rocio rodrigues dice:

    Gracias Arturo me ayuda a reflexionar Con cuanta pureza y santidad debo tratar las cosas de Dios.

  4. Astrid dice:

    Arturo muchas gracias por todo el esfuerzo y constancia en estos devocionales. Veo cómo se integran una visión global de cada capítulo y se tratan temas adyacentes, lo cual eleva la complejidad. Al mismo tiempo se da respuesta a diversos cuestionamientos por medio de la apologética y la investigación.
    Me gustaría que se siga tratando el tema de las adicciones llegado el momento, ya que es un tema delicado pero necesario por los tiempos en los que vivimos. Saludos

  5. Vicky dice:

    Wow deseo llegar al punto de madurez de Moises ante las emociones familiares o favoritismos. Muchas gracias por lo conpartido Arturo, DTB!!!

  6. blanca dice:

    muchas Gracias Arturo por todo lo que vemos es muy importante que nos examinemos nuestra vida en que le podemos estar fallando a DIOS por que si lo hacemos de pecar por que somos seres humano y si fallamos pero como aprendimos en el otro devocional que nos arrepentomos inmediatamente no dejarlo a la ligera que buenos es aprender y estos devocionales nos hayuda aprender mucahas cosas que uno ignora pero tambien es una responsabilidad muy grande el saver y no practicarlo.

  7. Minelia M.H. dice:

    Este es uno de los capítulos de Levítico que más me impacta.Gracias por lo que nos compartes es muy valioso.

  8. BETTY dice:

    muchisimas gracias, sin duda es muy cierto que cuando tenemos familia carnal dentro de la iglesia debemos aprender a mirar las situaciones con los ojos de Dios y aprender a discernir y dar la ayuda adecuada y aunque a veces vamos a derramar lagrimas por la correccion si aprendemos la leccion va a ser de mucha utilidad a nuestras vidas y a las vidas de quien nos rodea.
    pero muy importante; hacerlo a la manera de Dios. GRACIAS ARTURO

  9. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Que increíblemente sabio y como todo concuerda en la biblia, las enseñanzas, las exigencia y los mandamientos son los mismos.
    Me anima muchisimo el plan de estudios pues nos reitera las enseñanzas del Señor para nosotros sus hijos, nosotros sus sacerdotes, nosotros sus servidores.
    Muchiismas gracias Arturo

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.