Día 9

GÉNESIS 15-16.

En Gn 15.1 encontramos esta afirmación poderosa de Dios: “-No temas, Abram, porque yo te protegeré, y tu recompensa será grande”, “Yo mismo soy tu escudo y tu gran galardón” (BTX), “Yo soy quien te protege” (TLA). Encontraremos este tipo de revelación del carácter de Dios a menudo sobre todo cuando quiere mostrarse a algunas personas de forma específica. Dios estaba ayudando a Abram a tener confianza en Él, le quería inspirar seguridad. Recordemos el incidente anterior de la mentira con el faraón y la desconfianza y el miedo que sintió Abram. Es cierto que él fue “el padre de la fe”, pero hay que entender también que Abram sufrió un proceso de aprendizaje para tener una fe y una obediencia más perfecta. Es fascinante estudiar este personaje bíblico porque podemos identificarnos fácilmente en alguna de las etapas de su viaje de fe. Y lo mejor de todo, Dios no miente. Cuando Él dice que va a ser nuestro escudo y que nos recompensará, ¡lo dice en serio! Y para los cristianos, no solamente es eso también, sino además es nuestro Padre. ¡Qué privilegio es tener una relación con Dios!

Abram seguramente se sentía conmovido por esto pero había algo en su corazón que no lo dejaba en paz: ¡no tenía hijos aún y ya estaban grandes él y su esposa! “-Oh, Soberano SEÑOR, ¿de qué sirven todas tus bendiciones si ni siquiera tengo un hijo?”, “¿Y para qué me vas a dar riquezas si no tengo hijos?” (TLA). Un reclamo fuerte, con dolor, posiblemente detectamos un poco de amargura en la forma de contestar. Sentimientos reales cuando una necesidad tan fuerte y tan importante para Abram y su esposa y la cultura de su época no se había cubierto. Y obviamente le pegaba más cuando escuchaba a Dios que Abram tendría muchos descendientes pero aún no recibía nada.

¿Cómo ayudar a alguien que está amargado porque una necesidad en su vida no se ha cubierto? ¿Qué harías? ¿Qué has intentado hacer? ¿Qué hizo Dios? Los versículos 4-6 muestran que Dios le reafirma que Abram sí tendrá un hijo que será su heredero y después lo saca a ver el cielo y las estrellas y le hace una promesa aún mayor: “si puedes, cuenta las estrellas. ¡Ese es el número de descendientes que tendrás!” Dios le reafirmó sus promesas y le motivó a seguir creyendo en Él. Y le ilustró gráficamente cómo serían esas promesas cumplidas. Lo más sorprendente aquí es la respuesta de Abram en el v. 6, “Y Abram creyó al SEÑOR, y el SEÑOR lo consideró justo debido a su fe”, “Abram creyó al Señor, y por eso el Señor lo aceptó como justo” (DHH-LA). Abram bien pudo haberse puesto rebelde y necio e insistir en su incredulidad y llenarse de amargura por no querer creer. Pero decidió tener fe en Dios, decidió creerle. Por eso fué aceptado como justo.

¡Qué difícil es ayudar a alguien que se está amargando! ¡Qué difícil es ayudar a alguien que está perdiendo su fe en Dios porque no ve respuestas a sus anhelos de corazón! Sin embargo, no es imposible. Estudiar las promesas de Dios cuando estamos en esa situación espiritual nos puede ayudar tremendamente a recuperar nuestra fe y decidir creer de nuevo y seguir adelante. Te invito a visitar el sitio www.promesasdedios.com.mx para identificar cuáles son las promesas que Dios nos dejó en su Palabra para situaciones específicas. Y también platicar con otros cristianos que han pasado por las mismas pruebas y han encontrado respuestas después de un tiempo ayuda mucho. Así podemos ayudar como Dios lo hizo: recordando sus promesas e ilustrandolas con ejemplos vivos.

Pero las dudas de Abram continuaban y necesitaba mayor seguridad. En el v. 8, ante la promesa de Dios en el v. 7 de que tomará posesión de esa tierra, Abram pregunta, “¿cómo puedo estar seguro de que realmente voy a poseerla?” Dios acaba de asegurarle que Él lo protegería, que recompensaría su fe, le ilustró su promesa con las estrellas del cielo, y lo que recibe de Abram es un “-sí, Dios, está bien, pero ¿cómo puedo estar seguro de que me dices la verdad?” Realmente a Abram le estaba costando trabajo creerle. ¿Qué hizo Dios ahora? ¿Se enojó? ¿Mandó que cayera un rayo del cielo y lo fulminara por incrédulo? Nada de eso. Lo que hizo Dios fué un milagro: descendió una oscuridad terrible alrededor de Abram (mostrándole que Dios tiene control de las fuerzas de la naturaleza) y después tuvo una visión sobrenatural en el sacrificio que le había ofrecido a Dios, con un horno humeante y una antorcha ardiente que volaba por sí misma. ¡Qué privilegiado fué Abram! Que en cuanto siguió dudando y quería más seguridad, Dios le hizo un espectáculo milagroso para ayudarle a creer. Y también hizo un pacto con él en el v. 18, entregando toda la tierra de Canáan a Abram y a sus descendientes. Nosotros seguramente no gozaremos de ese privilegio, que cada vez que andamos dudando e incrédulos de las promesas de Dios, se nos va a aparecer alguna señal milagrosa y creeremos entonces. Tenemos solamente la Biblia y nuestra fe, pero Dios también nos ayuda cuando andamos dudando con algunas muestras de su poder alrededor nuestro para incrementar nuestra fe y para decirnos de alguna manera: “-aquí estoy, no dudes.” ¿Te ha pasado esto alguna vez?

Ahora pasemos al capítulo 16 de Génesis. Del v. 1-4, la Biblia nos presenta un panorama un poco perturbador para la sociedad moderna occidental: Sarai al no poder tener hijos le pide a su esposo que tenga relaciones sexuales con su esclava Agar (egipcia) para que ella le dé un hijo y así “tener hijos” a través de ella. La Biblia de Estudio Apologético tiene una nota al respecto muy interesante: “parece adulterio o poligamia para los lectores modernos, y no refleja el estándar cristiano posterior. Pero debió haber sido común en esa cultura que una esclava se convirtiera en una esposa secundaria con el propósito de concebir hijos… Esta costumbre aparece registrada en el Código de Hamurabi y en las tabletas de Nuzi.” Por mucho que tuviera fe, Abram vivía en un contexto cultural al cual pertenecía y tanto él como su esposa tenían mucha influencia de la cultura que los rodeaba. Nuevamente, entendamos que Abram y Sarai hayan hecho esto no significa que Dios estaba completamente de acuerdo. Solamente significa que la cultura local también aportó algo a la historia de fe de Abram. ¿De dónde vino esta decisión? El v. 3 dice “esto ocurrió diez años después de que Abram se estableció en la tierra de Canáan.” ¡Llevaban 10 años esperando que la promesa de Dios se cumpliera y no pasaba nada! Ya se estaban desesperando. Primero Abram, pero Dios le ayudó a tener fe, y después la esposa de Abram, y ella sucumbió ante la desesperación por un hijo y permitió que su cultura local le dictara el curso de acción.

Después, de mediados del v. 4 hasta el 16, podemos ver qué resultados genera esta decisión: la sierva tratando con desprecio a su señora (v. 4), la esposa culpando al esposo (v. 5), Abram perdiendo el control de su casa y dejando que su esposa actuara como se le diera la gana y la esposa entonces tratando con mucha dureza a la esclava (v. 6) y la esclava huyendo al desierto (v. 7). ¡Toda una familia disfuncional! En términos automovilísticos podríamos decir “de cero a 100 en 5 segundos”, toda la armonia familiar se vino abajo en un instante. Una mala decisión culminó en una disfuncionalidad seria y en dolor en la familia. Sin embargo, Dios, en su infinita misericordia, vio el error que se había cometido, y manda un ángel en el v. 9 para consolar a la esclava, poner todo en orden pidiéndole que regrese a su señora y se someta a ella y además le hace también una promesa con respecto a su hijo e incluso le dice cómo se debe llamar “Ismael (que significa ‘Dios oye’), porque el SEÑOR ha oído tu clamor de angustia” (v. 11). Y al final nació el más inocente en la historia: Ismael, cuando Abram tenía 86 años de edad (v. 15).

Conclusiones:

  1. La falta de sueños cumplidos puede generar en nosotros un sentimiento de insatisfacción personal que fácilmente se traduce con el tiempo en amargura. Y puede ser tan poderoso el sentir, que incluso nos convierte en “ciegos” a las promesas de Dios.
  2. Una forma de tratar la amargura en los creyentes es desarrollar un buen estudio sobre el tema de las promesas de Dios en la Biblia y entrevistarse con otros creyentes que han pasado por las mismas pruebas y han vencido. La Palabra de Dios y ejemplos vivos siempre serán la mejor medicina para la amargura. Pero al final, la decisión de creer recae 100% en la persona. Si decide no creer a pesar de la ayuda, será responsable delante de Dios por su incredulidad y por su amargura.
  3. Dios es misericordioso con nosotros cuando nos ve dudando y aún cuando tomamos malas decisiones. Y si considera que nos ayudarán algunas pruebas de su poder y de su amor para nosotros, ten la seguridad que te las enviará, en la forma que él considere. Además siempre pondrá a nuestro alcance la dirección que necesitamos para entender que debemos regresar al camino correcto y no desviarnos más. De nosotros depende si escuchamos o si nos hundimos en nuestro orgullo.
  4. La desesperación por sueños no cumplidos puede generar que abramos la puerta a las “soluciones” que nuestra cultura local nos ofrece, es decir, lo que el mundo nos ofrece para llenar la necesidad que tenemos. Si perdemos la fe y caemos en este error, podemos esperar consecuencias que tendremos que pagar por nuestras malas decisiones. Desarrollar paciencia siempre es la mejor opción.
  5. El plan de Dios seguía y seguirá siendo un hombre y una mujer, nada más. Todo intento humano de alterar este plan genera dolor, destrucción, amargura, odio y más. El origen de cada familia disfuncional en el mundo tiene que ver muchas veces con vivir el concepto de la familia como cada quien piense y no consultar a Dios para saber qué dice en su Palabra y estar dispuesto a obedecer. Por algo dice el Sal 119.1-2, “Felices los íntegros, los que siguen las enseñanzas del Señor. Felices los que obedecen sus leyes y lo buscan con todo el corazón.”
  6. Aprendamos a tomar buenas decisiones en la vida. Si somos creyentes tenemos todo lo necesario para ello. Así evitaremos pasar “de cero a 100” en los niveles de desastre y caos en las familias y en nuestras vidas personales.

19 Responses to “Día 9”

  1. Juan Orozco dice:

    Wuooo spectacular you are so good Artur thanks.

    • Alexochitl dice:

      “Why do you call me good?” Jesus answered. “No one is good—except God alone.
      Sorry!! I just want to share this verse which came to my mind :), thank you so much for your service and love Arturo, gracias en verdad.

  2. Norma Vallejo dice:

    Es cierto lo de ser pacientes con las promesas de Dios, he visto a muchas hermanas tomar desiciones equivocadas y salirse de la iglesia para casarse por fuera, y aunque algunas de ellas ya se han restaurado, las consecuencias por sus malas desiciones han sido terribles!!

  3. CINTHYA SOLANO dice:

    Muchas gracias Arturo por este y cada uno de los devocinales compartidos, han sido de gran ayuda para nutrir el espiritu y fortalecer mi fe, Dios te bendiga.

  4. Paolo dice:

    Gracias Arturo, muy animante aprender de Abram y por donde tuvo que pasar para luego ser llamado el padre de la FE.

    Gracias por este gran trabajo.

    Paolo

  5. Andoreni dice:

    ¡Gracias de nuevo por este estudio Arturo! Pensemos en México cuales son las presiones sociales a las que podemos sucumbir en vez de seguir el plan de Dios, el deterioro moral creciente hace que cada vez haya más opciones que no van de acuerdo al plan de Dios, tenemos que seguir confiando en sus promesas…

  6. Esteban Briones dice:

    Gracias.
    Totalmente de acuerdo con las conclusiones.
    Saludos.

  7. Martin Merediz-Funes dice:

    Gracias Arturo por tu dedicación, es increíble como día a día vamos (yo en lo personal) viendo lo cuidadosos que debemos ser en cuanto a nuestra fe, la prueba esta en creer siempre en el Señor y no solamente cuando se cumplen nuestros sueños, yo en lo personal estoy esperando como muchos que se cumplan sueños dentro de mi familia, más se que se cumplirán en el tiempo que el Señor estime.
    Un gran abrazo y mi agradecimiento pues estos estudios me hacían y me hacen mucha falta .

  8. Arturo Edwards dice:

    Muchas gracias Arturo …

  9. Martin bautista dice:

    Que increíbles devocionales Arturo, gracias por tu entrega y esfuerzo al reino

  10. Alma dice:

    Muchas gracias por esta profunda enseñanza acerca de la amargura que se produce al no cubrirse alguna de las necesidades en el ser humano, las consecuencias de tomar decisiones desesperadas, pero sobre todo el amor y compasión con la que Dios nos sigue tratando. Aprendo que el enfoque debe ser: poner mí mirada día con día en las promesas de Dios y buscar la ayuda de mis hermanos. Agradezco a Dios por tu vida y por la maravillosa ayuda que nos brindas con estos devocionales.

  11. Claudia Vazquez dice:

    Muchas gracias Arturo, esta siendo una gran aventura estos devocionales, especialmente este dia me hace reflexionar en las muchas presiones que son colocadas en nuestros hijos en la adolescencia y juventud, necesitamos como padres, ayudarles a ver la diferencia entre lo que la cultura dice y lo que Dios dice.
    Sobre todo debemos enseñar mucho y ser muy pacientes.

  12. wilman muñoz lee dice:

    gracias ,podemos conocer que abram paso por todas las necesidades por las que nosotros pasamos cada dia,y ver que si a manera de buscar una solucion franca y buena a todo,oviamente pegados de la mano de Dios

  13. Raul Archundia Tellez dice:

    Una vez mas Arturo, muchas gracias por deleitarnos con tus estudios, sin duda a crecer en paciencia y esperar las promesas de Dios que sin dudad se cumplen.

  14. SILVIA CHAVEZ dice:

    ¡GRACIAS DIOS BENDITO! Y ¡GRACIAS HERMANO ARTURO!

    Hermano gracias por ayudarme a entender cómo es que Abraham tenía tanta fe, nunca me imaginé el proseso siempre pense que en cada situacion él ya tenia mucha fe.
    Pero me anima aprender esto y me reafirma lo que muchas
    veces digo. NO ES LO MIMO CREER EN DIOS QUE CREERLE A DIOS. Y hoy entiendo más porque Dios le consideró su fé como justicia. PUES NADA MAS PORQUE LE CREYO A DIOS LO QUE EL LE HABIA PROMETIDO AUNQUE NO LO VIERA.
    HEB.11 La fe es la certeza de lo que no se ve.

    ¡QUE BENDICION TAN GRANDE TENER HERMANOS QUE AMAN A DIOS Y A SU PALABRA Y LA COMPARTEN CON LOS DEMAS.!
    GRACIAS ARTURO

  15. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas Gracias!!! por el estudio de hoy, es para mi un bálsamo a mi corazón. Gracias por compartirnos todas las herramientas posibles para nuestra fe, este estudio sin duda marcara mi corazón para toda la vida, que Dios te siga utilizando. Saludos!!!

  16. Hector Z. dice:

    La integridad, la respuesta del hombre a creerle a Dios. Amén!
    Gracias Arturo.

  17. Beatriz Sandoval dice:

    No sé por qué este año me está siendo tan difícil tener una disciplina en mi lectura de la Biblia… sin embargo, creo que aunque lentamente, estoy fortaleciendo mis convicciones a través de estos estudios.
    Gracias Arturo.

  18. Rosa María Frausto dice:

    Gracias Arturo, Increible trabajo hermano. Un abrazo muy fuerte para ti y tú familia.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.