Día 40

ÉXODO 8.

Después de que convertir en sangre el agua del río Nilo no funcionó, Dios manda a Moisés ahora a anunciar una plaga de ranas. En los versículos 1 al 7 podemos leer acerca de esto. Un patrón interesante que vemos después de cada plaga es que Dios mandaba a Moisés a regresar con el faraón para ordenarle que dejara ir a Israel, y si se negaba nuevamente, otra plaga pasaría. Pareciera que Dios le dab al faraón en cada situación la oportunidad de cambiar de parecer y obedecer, pero ganaba su orgullo. Es como si Dios le diera una oportunidad nueva antes de cada plaga.

Pensando en nuestra vida, en realidad pasa algo muy parecido. Cada prueba que pasamos es una oportunidad nueva para aprender, vencer y enseñar a otros a hacer lo correcto. Por eso creo que debemos mantener un corazón moldeable y suave ante la voz de Dios, para endurecernos cuando nos discipline o nos corriga, porque de lo contrario, más y más pruebas, dificultades y situaciones difíciles se nos pueden venir encima.

Continuando con la plaga de las ranas, de acuerdo a la Biblia de Estudio Arqueológica, “las ranas se multiplican en los pantanos e invaden la tierra seca. Dios aparentemente mandó a Moisés a que elevara su vara en ese momento.” Como habíamos dicho antes, pudo haber sido Dios usando los proceso naturales ordinarios o bien haciendo algo sobrenatural. El hecho que los magos del faraón pudieron reproducir el evento, pudo haberle restado importancia en su corazón al faraón sobre el asunto (v. 7). Es decir, con cada acción de Dios, si sus magos podían reproducirla, esto podría haber endurecido más su corazón, ya que pensaba que él y sus magos podían hacer lo mismo que Dios hacía y tal vez no era tan poderoso.

Entender este último punto es importante para entender por qué razón el faraón se mantenía tan terco. En los versículos 8 al 15, podemos observar una aparente muestra de humildad del faraón, cuando dice “—Rueguen al SEÑOR que quite las ranas de mí y de mi gente. Yo dejaré salir a su pueblo para que ofrezca sacrificios al SEÑOR.” Pareciera que entendió, pareciera que había un avance. Pero después que Moisés ora a Dios para que las ranas se terminaran, todas las ranas murieron, hasta que el hedor era insoportable por tantas ranas muertas. ¿Y qué pasó con el faraón? “Pero cuando °Faraón vio que había un alivio, endureció su corazón, y no los escuchó, tal como YHVH había hablado.” (BTX), “Pero en cuanto el faraón experimentó alivio, endureció su corazón” (NVI), “en cuanto el faraón se vio libre de su problema, se puso terco” (DHH-LA).

Pensemos en el corazón del faraón: “cuando vio que había un alivio… en cuanto experimentó alivio… en cuanto se vio libre de su problema…”, se puso terco, endureció su corazón y no quiso escuchar otra vez. Primero, ¿estaba siendo honesto realmente en el v. 8? No lo creo. El hecho que sus magos habían podido repetir la plaga le daba una cierta seguridad como comentábamos con respecto al poder de Dios. No fue honesto en su corazón cuando le dijo a Moisés que los dejaría ir. Y Dios lo sabía. Y en cuanto encontró alivio de su mal, se puso terco nuevamente. ¿No somos las personas justo así? Tanta gente que busca a Dios mientras está pasando una situación muy difícil, pero en cuanto siente alivio, se le olvida que estaba buscando a Dios y sigue su vida como antes. ¿Por qué actuamos así? Por la misma razón que el faraón: nos sentimos seguros en nuestras propias fuerzas, talentos y habilidades. Pero en realidad es un engaño, como veremos en el caso del faraón.

Después, en los versículos 16 al 18, viene la plaga de mosquitos. Ante esta plaga, la Biblia registra que, “Los magos del faraón intentaron hacer lo mismo mediante sus artes ocultas, pero esta vez no pudieron”, e incluso reconocieron después “¡Es el dedo de Dios!” ¿Qué tenemos en este momento? Los mismos magos del faraón fallando en reproducir el evento y además reconociendo que realmente Dios estaba trabajando. ¡Hasta ellos se humillaron ante Dios y reconocieron su poder! Podríamos buscar más explicaciones naturales, pero cada vez más las plagas se alejaban de lo que el hombre podía predecir o controlar de alguna manera por su conocimiento de la naturaleza o por sus trucos (como los magos), y al final fue imposible para los magos seguir con ese ritmo. Dios estaba mostrando su soberanía y humillando los trucos mágicos de los magos egipcios paganos.

El corazón del faraón sigue terco y Dios decide mandar la siguiente plaga: enjambres de moscas (v. 20 – 24), o “enjambres de insectos” (NBLH), o “enjambres de tábanos” (NVI). Y en esta ocasión, el milagro se pone todavía más complicado, ya que Dios hace una excepción en la región de Gosén donde vivía el pueblo de Israel y literalmente dice la Biblia, “ahí no habrá moscas”. Esto se vuelve más complicado de explicar de forma natural y cada vez tiene más de sobrenatural. Nos podemos imaginar cuán difícil se estaba convirtiendo para el faraón el encontrar explicaciones para tales manifestaciones de poder y no tener que reconocer al verdadero Dios en el proceso. Se requiere un corazón extremadamente orgulloso y terco para no ver a Dios y no humillarse ante tal despliegue de poder. Sin embargo, podemos portarnos exactamente de la misma manera cuando es tan claro y obvio lo que Dios nos quiere enseñar en algún asunto específico, y nuestra terquedad y orgullo nos impide verlo igual.

Terminamos el capítulo en los versículos 25 al 32 con el faraón pidiendo a Moisés intercesión con Dios para que las moscas se vayan, así sucede y después ” volvió a ponerse terco y se negó a dejar salir al pueblo.” ¡Qué trágica historia la del faraón! Su pueblo sufriendo las consecuencias, sus magos incapaces ya de dar explicaciones y hacerle sentir seguridad, él mismo sintiendo los efectos de cada plaga, ¡y aún así no quería ceder! No quería humillarse y reconocer, no quería obedecer. Qué triste es presenciar de cerca el proceso de llenarse de orgullo en una persona hasta que llega a un punto parecido al faraón, incluso viendo sufrir a sus seres queridos pero por orgullo y arrogancia, manteniéndose en la misma posición. Así de terrible es el orgullo, así de mortal es, así de destructivo.

Conclusiones:

  1. En cada prueba, corrección o disciplina de parte de Dios, tenemos una oportunidad nueva y fresca de aprender y cambiar lo que Dios desea que cambiemos. Sin embargo, hay personas pasan una o dos o tres correcciones de Dios en diferentes formas y no cambian, se resisten. ¡Aprovechemos las primeras pruebas! No esperemos hasta el final.
  2. El corazón humano es muy engañoso cuando se trata de logros personales. Es tan fácil llenarse de orgullo y sentir que podemos solos. Esto nos impide una obediencia completa a Dios porque muy en el fondo pensamos que no lo necesitamos tanto, que nosotros podemos salir adelante sin Él. Es muy peligroso jugar con estos pensamientos, podemos terminar como el faraón.
  3. Una fuerte evidencia de la falta de sinceridad al buscar a Dios en las personas, es que cuando ya pasó la tormenta que estaban viviendo y por la cual decidieron buscar a Dios, simplemente se olvidan de Él. y siguen sus vidas. ¡Es trágico esto! Pero pasa diario. ¿Cómo anda tu sinceridad para buscar a Dios?
  4. Es una gran tristeza presenciar cómo el pecado del orgullo y la arrogancia destruyen el corazón de otra persona. Cuando este pecado se ha arraigado profundamente en el corazón, ya no escuchan a nadie y personas alrededor nos sentimos incapaces e impotentes de hacer algo para ayudar. ¡Cuidemos nuestro corazón para no llegar a estos extremos! Mantengamos un espíritu de humildad unos con otros para estar alertas de los engaños del orgullo.

15 Responses to “Día 40”

  1. Guillermo Victoria Canchola dice:

    Gracias Arturo por desvelarte haciendo estos comentarios que tanto nos ayudan en nuestra vida espiritual.

  2. CINTHYA SOLANO dice:

    ¡MUCHAS GRACIAS !!!

  3. Minelia M.H. dice:

    Una enseñanza muy necesaria para nuestras vidas,muchas gracias por tu trabajo y que disfrutes mucho todo lo que el Dr.D.J. les va a compartir.Excelente día!

  4. Monica Loaeza dice:

    Este capítulo de la Biblia siempre me ha impactado y llenado de temor a Dios. Y lo ha hecho no tanto por el poderío de Dios aquí reflejado sino por la terquedad del Faraón. Me llena de temor pensar que puedo – si no cuido mi corazón – caer en ese orgullo y rebelarme ante Él en algún momento. Finalmente, lo he hecho antes: yo necesité no una sino dos oportunidades de estudiar la Biblia. Con casi tres años de diferencia y sólo después de ver mi vida y “mis” logros destrozados entendí mi necesidad de Dios. Pero el orgullo es un pecado sumamente peligroso sin duda, porque nos ciega y somos incapaces de reconocerlo. Hay que recordar eso y estar alertas. Muchas gracias por la lección de hoy, hermano.

  5. lulu tovar dice:

    Mil gracias Arturo y si a mi en lo personal me esta ayudando mucho estos estudios aveces no nos damos cuenta que el orgullo esta presnte y que actumos mal ,pero gracias a la palabra del Dios y la oracion podremos vencer lo mil gracias

  6. Juan Martínez dice:

    Es importante reconocer que todas nuestras habilidades y talentos provienen de Dios y que si somos capaces de ser agradecidos con lo que el nos da y reconocer aún que en los momentos de prueba el esta en control det todo, el hara grandes cosas en nuetras vidas.

  7. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Arturo hola, al hacer la clase de hoy, al leer el capitulo 8 vemos una radiografía, es un retrato del ser humano, sin importar la época, somos así.
    Yo en mi calidad de adicto (limpio hace 11 años) se y recuerdo perfectamente los engaños a los que nos llevan el corazon y el orgullo. Recuerdo que muchas veces desperdicie la corrección del Señor y también tengo muy presente la ultima vez en que fui corregido, ayudado por el Señor al hacerme pasar por la correcion y en que acudo a el, a nuestro Señor Elohim clamando por su ayuda, y fui ayudado. Posteriormente como miembro del ministerio de Recuperación Química seguí siendo ayudado por el Señor y hoy te puedo decir que jamas he olvidado la vida desastrosa que tuve y tampoco he olvidado el daño inmenso que cause a tantas personas amadas. Esa es la ventaja de escuchar al Señor, de reconocer su soberanía, de someternos a su palabra y de acuerdo a ello vivir luchando por ser humildes frente a El.
    Gracias Arturo por este estudio, pues es un seguro que el Señor nos envía a todos, para que recordemos que el orgullo es un asesino y que debemos luchar por no dejarnos vencer por el. Comparto esta Escritura que me encanta
    Salmos 31:23 Nueva Versión Internacional
    Amen al Señor, todos sus fieles; él protege a los dignos de confianza, pero a los orgullosos les da su merecido.

  8. Hilda Zavala dice:

    hola extrañe ayer el devocional, pero hoy el verlo me confirmo más mi naturaleza y la bondad de DIOS a mi vida, muchas gracias por enseñarnos, que la clase y visita de hoy domingo sea de gran valor y llene de fe a mis hermanos del norte. Un fuerte abrazo!! Y estare en espera del audio. 🙂

  9. Andoreni dice:

    El corazón del faraón tiene mucho para enseñarnos por un lado a entender la dureza en personas y por el otro a cuidar el nuestro…

  10. blanca dice:

    indudablemente el estar estudiando este devocional nos lleva a meditar lo que pasaba con el faraon me preguntaba yo mismo por que el faraon primero le decia a moises que si y luego benia su terquedad asi nos pasa anosotros en situaciones dificiles de la vida si queremos ver nuestra vida reflejada en un corazon sin orgullo y terco en cada situacion o ploblema que se nos presente debemos ir a recordar lo que le pasaba al faraon por que el corazon es muy en gayoso y no nos damos cuenta cuando ya estamos actuando de esa manera gracias dios te bendiga.

  11. Bibiana Cisneros dice:

    Gracias Arturo, creo que la arrogancia y el orgullo son pecados que se van arraigando sútilmente en nuestro corazón, a veces sin darnos cuenta… Debemos tener mucho cuidado.

  12. hsl dice:

    la Humildad, verdadera cualidad…
    Gracias

  13. Hector Z. dice:

    Que cada uno de mis logros sean para glorificar al Señor y no para enorgulleserme y endurecer mi corazón.

  14. Raul Archundia Tellez dice:

    Gracias Arturo, hay que aprender rapido en las disciplinas de Dios y de los Hombres. RECONOCER RAPIDAMENTE NUESTRO CORAZON PARA CAMBIAR LA ACTITUD.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.