Día 123

JOB 12 – 14.

Hoy analizaremos estos 3 capítulos, en los cuales Job hace una defensa más contra las acusaciones de sus amigos y también se dirije a Dios directamente para expresar varias reflexiones profundas. Revisemos entonces los temas principales contenidos en los 3 capítulos como una unidad ya que Job es el protagonista:

  1. El fracaso de los amigos de Job como consejeros (12.1-5, 13.1-12). Job creía que sus amigos se sentían mejores que él (12.3, “ustedes no son mejores que yo”), también afirmó que sus amigos se reían de él por insistir en su inocencia (12.4), sentía que ellos en lugar de ayudarlo más bien lo empujaban aunque lo veían tropezado (12.5), se sentía calumniado con mentiras por ellos (13.4), los juzgó como “¡Médicos inútiles sois todos vosotros!” (13.4b, BTX), afirmó que defendían a Dios ciegamente pero con mentiras (13.7), y pensó que lo más sensato que podían hacer sus amigos era quedarse callados y escucharlo en silencio (13.5-6). Podemos darnos cuenta que el sentimiento de Job hacia la intención de ayuda de sus amigos es que ellos habían fracasado rotundamente en el intento y más bien lo habían afectado. Cuando no aconsejamos adecuadamente podemos generar este mismo sentimiento en aquellos creyentes a quienes queremos ayudar, aunque tengamos buenas intenciones.
  2. La soberanía de Dios por sobre todas las cosas (12.6-25). Job afirma varias cosas importantes: a) La naturaleza con todas sus creaturas entienden los juicios de Dios. b) Dios tiene en sus manos “la vida de todo ser viviente” y “el aliento de todo ser humano” o “el espíritu de todo ser humano” (BJL). Los animales tienen vida pero no tienen espíritu, solo los seres humanos, y Dios tiene dominio sobre ambos. Las palabras hebreas para “vida” y “espíritu” son diferentes. c) Aunque hay sabiduría y entendimiento en las personas mayores por la experiencia que da la vida, nunca podrá ser mayor a la “sabiduría y el poder” que encontramos en Dios, de quien fluye el verdadero “consejo y entendimiento”. La Palabra de Dios nos puede entrenar en sabiduría, consejo y entendimiento mucho más que las experiencias de la vida. d) Su soberanía por encima de todo reino, autoridad y gobierno humano. Dios es quien pone y quita gobernantes y quien les permite gobernar también.
  3. La fragilidad del ser humano (13.25-14.9). Durante su oración a Dios, Job expresa varias conclusiones muy reales: a) Las comparaciones que hace Job con respecto a la vida humana son muy gráficas, como “una hoja llevada por el viento… paja seca… Brotamos como una flor y después nos marchitamos… desaparecemos como una sombra pasajera…” b) Dios conoce todos nuestros pecados, “sacas a relucir todos los pecados de mi juventud… examinas todos mis caminos y rastreas todas mis pisadas”. c) La brevedad de la vida humana, “¡Qué breve es la vida, tan llena de dificultades!”, “Corto de días y lleno de tormentos” (NBLH), “Pocos son los días y muchos los problemas” (NVI). Hay días que así nos podemos sentir, ¡tantos problemas para tan poca vida que nos queda en este mundo! d) El control de Dios sobre la vida humana, “Tú has determinado la duración de nuestra vida. Tú sabes cuántos meses viviremos, y no se nos concederá ni un minuto más.” (v. 5). Dios sabe día y hora en que cada uno de nosotros moriremos, Él sabe cuánto tiempo nos dio de vida a cada uno.
  4. La concepción de Job de la muerte (14.10-22). Job revela en sus palabras la visión que él y tal vez la cultura de su época tenían sobre el concepto de la vida después de la muerte: “Cuando los seres humanos mueren, pierden su fuerza; dan su último suspiro, y después, ¿dónde están?… la gente yace en la tumba y jamás se levanta… ¿Pueden los muertos volver a vivir? De ser así, esto me daría esperanza… ” La primera impresión que nos dan estas frases es que Job no creía en la vida después de la muerte. Sin embargo, el v. 12 dice, “Hasta que los cielos dejen de existir, nadie despertará ni será perturbado de su sueño.”, “Mientras exista el cielo, no se levantarán los mortales ni se despertarán de su sueño.” (NVI). A pesar de que el cuerpo físico muriera, Job afirma que el alma estaría en algún estado de semi-conciencia, ¡no estaría muerta!, esperando el momento de su liberación final. Esto va de acuerdo con otros pasajes del AT donde se afirma la existencia de vida después de la muerte después del juicio final como en Daniel 12.1–3 (DHH-LA), “1‘En ese momento aparecerá Miguel, el gran ángel protector que defiende a tu pueblo. ‘Será un momento angustioso, un momento como no ha habido otro desde que existen las naciones. Cuando ese momento llegue, se salvarán todos los de tu pueblo que tienen su nombre escrito en el libro. 2 Muchos de los que duermen en la tumba, despertarán: unos para vivir eternamente, y otros para la vergüenza y el horror eternos. 3 Los hombres sabios, los que guiaron a muchos por el camino recto, brillarán como la bóveda celeste; ¡brillarán por siempre, como las estrellas!” El AT sí menciona que habrá vida después de la muerte, aunque es en el NT donde encontramos una revelación más completa al respecto.

Conclusiones:

  1. Oremos mucho y preparámonos mejor para crecer en nuestra habilidad de aconsejar a otros. No permitamos que por nuestra falta de preparación, nuestra falta de oración y nuestra prisa por brincar a conclusiones eche a perder un momento que podía haber significado una diferencia eterna en un o una creyente. ¡Que jamás otros nos consideren médicos inútiles! Hagamos lo posible por prepararnos mejor.
  2. Si creemos que Dios es la fuente principal de la mejor y perfecta sabiduría, entendimiento y poder, ¡acerquémonos más y más a su Palabra! En ella encontraremos incontables riquezas espirituales para crecer en estas áreas, como dice Salmo 119.98–100 (DHH-LA), “98 Tus mandamientos son míos para siempre; me han hecho más sabio que mis enemigos. 99 Entiendo más que todos mis maestros porque pienso mucho en tus mandatos. 100 Entiendo más que los ancianos porque obedezco tus preceptos.”
  3. Reflexionemos cada día en la brevedad de la vida. En un instante podemos dejar de existir, como una flor se puede marchitar en unas horas. Nunca pensemos que tenemos “la vida comprada”, porque solo Dios sabe cuándo llegará nuestro fin. Hagamos lo posible por disfrutar cada hora que tenemos y evitemos vivir hundidos en sentimientos negativos que nos roban la capacidad de disfrutar lo que Dios ya nos ha dado.
  4. Job expresó una esperanza que deseaba tener y que para nosotros los cristianos es una realidad: “??14 ¿Pueden los muertos volver a vivir? De ser así, esto me daría esperanza durante todos mis años de lucha y con anhelo esperaría la liberación de la muerte.    ??15 Me llamarías y yo te respondería, y tú me añorarías a mí, la obra de tus manos.    ??16 Entonces, cuidarías mis pasos en lugar de vigilar mis pecados.    ??17 Mis pecados estarían sellados en una bolsa y cubrirías mi culpa.” (Job 14.14-17). El Nuevo Testamento especialmente nos confirma que un día si volveremos a vivir, no con estos cuerpos, pero de otra forma; que tenemos una esperanza de eternidad y que por eso debemos luchar todos los días y todos los años y ver la muerte como una “liberación” y no como una tragedia; y que todos nuestros pecados y nuestra culpa estarán cubiertos ante Dios por la sangre de Jesús. El anhelo de Job es la esperanza presente para nosotros. ¡Valorémosla! ¡Apreciemos mucho el ser cristianos! Como dijo Jesús en Lucas 10.23–24 (DHH-LA), ““Dichosos quienes vean lo que ustedes están viendo; 24porque les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver esto que ustedes ven, y no lo vieron; quisieron oir esto que ustedes oyen, y no lo oyeron.”

7 Responses to “Día 123”

  1. lupita dice:

    Que difícil es a veces recordar que estamos de paso en este mundo pienso , nuestra oración diaria debería ser “Señor recuérdame cuán breve es mi tiempo sobre la tierra. Recuerdame que mis días están contados y que mi vida se acaba” salmo 39:4

  2. Javier Flores dice:

    gracias arturo debo valorar mas el ser un cristiano y prepararme mas para aconsejar corretamente.

  3. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Muchas Gracias

  4. Luz Marìa Aguiar Garcìa dice:

    Gracias y le reconfirmo una vez màs ud. para mi a sido la ayuda q le he pedido a Dios para entender mejor su palabra La Biblia q Dios lo siga bendiciendo como hasta este momento Arturo. Gracias.

  5. RAUL ARCHUNDIA TELLEZ dice:

    GRACIAS ARTURO, HAY QUE ORAR MUCHO PARA QUE DIOS NOS DIRIJA Y APRENDAMOS A ESCUCHAR PARA PODER ACONSEJAR CORRECTAMENTE.
    DIOS TE BENDIGA ARTURO

  6. Juan Orozco dice:

    Gracias Arturo por ser tan puntual en cada explicación que nos muestras en esto que oro molido para nuestras vidas.

  7. Adriana Casas dice:

    “Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón. Nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de él; todo está claramente expuesto ante aquel a quien tenemos que rendir cuentas.”
    Definitivamente contar con la Palabra de Dios, es contar con la supremacía de la Sabiduría, la cual no existe a través de ningún otro medio, que no sea la Biblia. GRACIAS ARTURO

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.